Ejercicio Aeróbico: 10 Razones

Sin importar la edad, el peso o la capacidad de la persona, el ejercicio aeróbico es bueno para la salud. Vea por qué y prepárese para empezar a moverse.

Hacer ejercicio aeróbico regularmente – como caminar, montar en bicicleta o nadar – puede ayudarle a tener una vida más larga y más sana. ¿Necesita motivación? Vea como el ejercicio aeróbico afecta al corazón, los pulmones y el flujo sanguíneo. Así que empiece a moverse y descubra lo gratificante que es.

Cómo responde su cuerpo al ejercicio aeróbico

Durante la actividad aeróbica, mueve repetidamente los músculos grandes en los brazos, piernas y caderas. Se dará cuenta que su cuerpo responde a estos movimientos rápidamente.

Respirará más rápidamente y más profundamente. Esto potencia al máximo la cantidad de oxígeno en la sangre. El corazón le latirá más rápido, lo que aumenta el flujo sanguíneo a los músculos y de nuevo a los pulmones. Los vasos sanguíneos pequeños (capilares) se ampliarán para que les llegue más oxígeno a los músculos y simultaneamente se llevarán los residuos, tales como el dióxido de carbono y ácido láctico. Su cuerpo incluso liberará endorfinas, los analgésicos naturales que promueven una mayor sensación de bienestar.

¿Qué hace el ejercicio aeróbico por su salud?

Tenga la edad, el peso o la capacidad física que tenga, cualquier tipo de actividad aeróbica es buena para su salud. A medida que su cuerpo se adapta a la practica regular del ejercicio aeróbico, se sentirá más fuerte y más en forma. Considere las siguientes 10 formas que muestran como el ejercicio aeróbico puede ayudarle a sentirse mejor y a disfrutar de la vida al máximo.

El ejercicio aeróbico puede ayudarle a:

1. Mantener su peso

La combinación de una dieta sana y ejercicio aeróbico ayuda a bajar de peso – y no recuperarlo.

2. Aumentar su resistencia

El ejercicio aeróbico puede provocarle cansancio a corto plazo. Pero a largo plazo, disfrutará de una mayor resistencia y menos fatiga.

3. Protegerse de las enfermedades virales

El ejercicio aeróbico activa el sistema inmunológico. Esto le hace menos susceptible a enfermedades virales poco graves, como los resfriados y la gripe.

4. Reducir los riesgos de afecciones y trastornos

El ejercicio aeróbico reduce el riesgo de muchas afecciones como la obesidad, las enfermedades cardíacas, la hipertensión, la diabetes tipo 2, los derrames cerebrales y ciertos tipos de cáncer. Ciertos ejercicios aeróbicos que cargan con el peso del cuerpo- como caminar- reducen el riesgo de la osteoporosis.

5. Manejar las afecciones crónicas

El ejercicio aeróbico ayuda a bajar la presión arterial alta y a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Si ha tenido un ataque al corazón, el ejercicio aeróbico ayuda a prevenir ataques posteriores.

6. Fortalecer el corazón

Un corazón más fuerte no tiene porqué latir tan rápido. Un corazón más fuerte también bombea sangre de manera más eficiente, lo cual mejora la circulación de la sangre a todas las partes del cuerpo.

7. Mantener las arterias limpias

El ejercicio aeróbico aumenta la lipoproteína de alta densidad (HDL o ‘colesterol bueno’) y disminuye la lipoproteína de baja densidad (LDL o” colesterol malo “). Resultado: Menos acumulación de placas en las arterias.

8. Mejorar su estado de ánimo

El ejercicio aeróbico puede aliviar la tristeza de la depresión, reduce la tensión asociada con la ansiedad y promueve la relajación.

9. Mantenerse activo e independiente con la edad

El ejercicio aeróbico mantiene sus músculos fuertes, lo cual ayuda a mantener la movilidad del cuerpo a medida que envejece. El ejercicio aeróbico también mantiene su mente aguda.  Un mínimo de 30 minutos de ejercicio aeróbico tres veces a la semana parece reducir el declive cognitivo en las personas mayores.

10. Vivir más tiempo

Los estudios demuestran que las personas que practican ejercicio aeróbico con regularidad viven más que aquellos que no hacen ejercicio regularmente.

Tome el primer paso

¿Listo para ponerse en forma? Muy bien. Sólo recuerde que hay que comenzar dando pequeños pasos. Si ha estado inactivo durante mucho tiempo o si tiene una afección crónica, necesita la aprobación de su médico antes de empezar.

Cuando esté listo para comenzar a hacer ejercicio, empiece lentamente. Puede comenzar andando cinco minutos por la mañana y cinco minutos por la tarde. Al día siguiente, agregue unos minutos a cada sesión. Levante un poco el ritmo, también. Muy pronto, podría caminar a paso ligero durante al menos 30 minutos al día – y sentir la gratificación de practicar ejercicio aeróbico regularmente.

Otras opciones podrían incluir el esquí de fondo, la danza aeróbica, la natación, subir escaleras, montar en bicicleta, hacer footing  o remar. Si tiene algún trastorno que limita su participación en la practica de actividades aeróbicas, consulte a su médico e investigue posibles alternativas. Si tiene artritis, por ejemplo, los ejercicios acuáticos pueden proporcionarle los beneficios del ejercicio aeróbico sin someter a las articulaciones a ningún tipo de tensión.